Follow by Email

Translate

CUENTOS HISTÓRICOS DESENCAJADOS

CUENTOS HISTÓRICOS DESENCAJADOS

CUENTOS HISTÓRICOS DESENCAJADOS

domingo, 11 de junio de 2017

Me declaro ante el mundo de la filosofía y de la historia, seguidor de los preceptos del pensamiento filosófico Duseliano ( Dr. ENRIQUE DUSSEL) y de los preceptos del pensamiento Filosofíco Hebertiano (Dr. HEBERT LÓPEZ VALLADARES).

República de Colombia (1830 - presente). Gran Colombia (1819 - 1830). Comparativo historico, es la misma República o dos entidades diferentes.

Enfrentamiento de opiniones disimiles entre dos investigadores por un tema que nos une en común históricamente.

Opinión del Teniente Coronel Edgar Alejandro Lugo Pereira:

Muy bueno el artículo, sin embargo su enfoque es errado, fundamentalmente por las razones que esgrimes, refieres una armada colombiana como si la República de Colombia existiera para ese momento (1823 -1826), tal cual como empezó a existir después de 1830, luego que Santander traicionara el proyecto de la mancomunion representada en la Gran Colombia, nacida el 15 de febrero de 1819 en Angostura, hoy Ciudad Bolívar, capital del estado Bolívar de la República de Venezuela. Idea originaria del Precursor Francisco de Miranda y posteriormente materializada por "El Libertador Simón Bolívar".

En todo caso existía como componente militar el Ejército Libertador y la Armada Libertadora Gran Colombina, no así como lo expresas en tu artículo,"Armada de la República de Colombia". Te falto agregar la palabra "GRAN" y tu escrito estaría completo y adecuado a la cronología de los acontecimientos narrados.

Opinión de un colega (me reservo su identidad):

En resumen, creo que en Venezuela se eligió convenientemente ignorar las tendencias autoritarias de Bolívar a partir de 1825 con lo de la Constitución Boliviana y demás... además de su justicia desigual que perdona a Páez pero sí fusila a Padilla. En concreto, opino que Santander no quiso desmembrar el país, sino colocarse él en el poder. En cambio Páez sí quiso desmembrarlo... Y además, justamente el período de auge del país coincidió con el gobierno de Santander, así que tan mal gobernante no creo que haya sido.

Aunque en el campo de la historia las categorías no están reglamentadas, como el de la química, por ejemplo; la realidad es que entre los académicos venezolanos está en desuso el término "Gran Colombia". Se usa más el de "Colombia la grande" o el de "Colombia la heróica"... Este es un tema para discutir largamente. En algún momento escribiré sobre la precisión e imprecisión de cada categoría, así como su conveniencia e inconveniencia política para la Venezuela actual.
Opinión del Teniente Coronel Edgar Alejandro Lugo Pereira:
Te replico hermano, tu visión es incorrecta, como puedes ignorar algo tan importante o desconocer la existencia de una República nacida bajo la mancomunion de tres pueblos hermanados por una lucha en común en contra de un imperio invasor y conquistador de un continente, que le trajo a la pluriculturidad de pueblos originarios una identidad ajena a la cultura ya pre-existente.

Es innegable la existencia de la República de Colombia después de 1830, sin un Bolívar bueno y con el malo de Santander, todo depende como enfoques el asunto, pero te aclaro hermano, la Gran Colombia no hubiera nacido bajo la iniciativa de Santander, jamas el habría tenido tan superior idea y las fuentes primarias históricas así lo refrendan. Por lo que tu enfoque es particular, personalista y muy sesgado de la realidad documental, te invito a reconocer eso, mas allá de cualquier duda razonable, el trabajo es muy bueno e innegable el esfuerzo investigativo, pero a cada cosa hay que llamarla por su nombre. No puedes desconocer la existencia de la Gran Colombia, ese es mi punto y de allí parte todo lo demás.

Es la eterna lucha de los historiadores por reescribir la historia a la medida de sus actuales protagonistas, fenómeno The History Channel y que tanto daño esta haciendo a la memoria de los pueblos grandes americanos. Los anglosajones y el eruditismo europeo, permanentemente se encuentran desdibujando nuestra herencia y quien va a defenderla si nos prestamos a desfigurar su contenido.

Enrique Dussel en eso tiene toda la razón. Es necesario reinterpretar nuestros orígenes para fortalecer nuestra autonomía emancipadora y la Gran Colombia o Colombia La Grande, representa en si misma la lucha contra los grandes opresores de la humanidad y es por ello que los EE.UU, lucharon para que no se consolidara, implosionandola desde adentro utilizando para ello, personajes oscuros como Santander y Páez sumando en el paquete, las oligarquías nacionales, que son las mismas que han llevado a nuestra hermana colombiana y venezolana por un derrotero de violencia y desconocimiento de las grandes mayorías poblacionales que aún sufren el embate horroroso de la marginacion de pocos en contra de muchos.

Me encantaría recibir tu trabajo documental, no dudo que fue una ardua investigación a la altura de tus capacidades, pero como colega debo darte mi opinión adecuada sin otra misión la cual es, la verificación de sus contenidos y planteamientos, sin desconocer los enfoques documentales que propiciaron estas opiniones.


miércoles, 31 de mayo de 2017

Artículo. Hay que llamar al sujeto por su nombre


Escrito por:
Teniente Coronel Edgar Alejandro Lugo Pereira.
Msc. en Historia Militar.

Modelando el pasaje introductorio.

Estamos en la actualidad sumergidos en contradicciones dogmáticas, politicas, económicas y religiosas, producto de la conversión de la sociedad venezolana hacia nuevos horizontes, propiciados necesariamente, para la transformación progresiva de los modelos de gobernanza tradicionales hacia un Estado de derecho, justicia social y distribución de la riqueza, adecuados y garantizar la estabilidad de la República Bolivariana de Venezuela, enrumbando el progreso de la Nación marginada desde 1810, por importantes grupos de poder que controlaban los modos de producción económicos para su beneficio en detrimento de las grandes mayorías poblacionales que fueron explotadas, sin recibir beneficios sociales, educativos y económicos para su sobrevivencia.

Era necesario aplicar estas fórmulas de dominación, mantener una mano de obra dedicada a la explotación de las riquezas agrícolas, pecuarias y minerales que no saliera costosa, no generara inversión social y mucho menos educación formal evitando así, connatos de resistencia en contra del planteado y milenario modelo de explotación del hombre por el hombre. Una sociedad exhausta, enferma y con la autoestima baja era más que suficiente, para doblegar el ímpetu del cambio de cualquier grupo social que persiguiera alcanzar importantes metas que satisfacieran sus necesidades.

Así transcurrieron doscientos años desde que iniciamos el proceso emancipatorio y los resultados de revoluciones y contrarrevoluciones dejaron un saldo negativo y una deuda social calamitosa y recalcitrante, favoreciendo a los grupos de poder que paulatinamente alcanzaron el perfeccionamiento de sus planes de explotación, generando acumulaciones de riqueza y empobreciendo sistemáticamente a las grandes mayorías marginadas del sistema social imperante, basado estrictamente en la imposición de clases sociales muy bien delimitadas gracias a la herencia oprobiosa española.

Este fenómeno no fue propio de Venezuela y sus conciudadanos, está extendido por toda la geografía latinoamericana, con peores manifestaciones que las propias ya mencionadas en párrafos anteriores. Sin embargo, solo trataremos el caso nacional que es sui generis y ha traído como consecuencia, marcar una identidad libertaria que ha sido exportada a todo el Continente Americano. No es casualidad que los movimientos independentistas hayan sido estimulados, canalizados y liderados por venezolanos, seguidos posteriormente por representantes de cada nación, en su afán de alcanzar regir sus destinos.

Es contradictorio encontrarse con el fenómeno de la independencia americana lograda a partir de 1826, y no saber resolver el paradigma cultural de la estratificación de las clases sociales. ¿Qué haremos ahora con toda esta gente? Era un cuestionamiento reiterado y sin una inmediata solución. Mientras que las grandes mayorías, presentían que solo cambiaría el antiguo amo, pero el garrote seria el mismo y en nuevas manos, los castigaría con más fuerza.

Lamentablemente este dilema social no ha sido resuelto y por descargo, ha favorecido el mantenimiento de las oligarquías politicas, económicas, religiosas y militares muy bien apuntaladas gracias a la interpretación de la filosofía positivista imponiendo su dogma “Orden y Progreso”. Traduciendo la primera palabra del dogma, nos conduciría a inferir a “Orden” como: explotación, represión, esclavitud, para alcanzar en la segunda palabra del dogma, el referido “Progreso”. ¡Pero qué precio tuvieron que pagar las grandes mayorías marginadas!

Todo el entramado legal latinoamericano reposa bajo la égida de esta premisa filosófica positivista, concurriendo una suerte de aciertos y contradicciones que como paradigma cultural impuesto, ha camuflado perfectamente las intenciones reales de todos los que a través del manejo del poder, han tenido la facilidad de interpretarla acomodaticiamente para favorecer sus propios intereses. Han existido intentos nacionales para derrumbar estas viles estructuras legales, pero todas han desembocado en cruentos enfrentamientos con saldo aún más doloroso, dejándoles la responsabilidad a los historiadores para que narren a posteriori y edulcoradamente, sus lamentables resultados. En fin, así se ha manejado la cosa social dentro del espectro del realismo mágico citando una frase de Gabriel García Márquez.

Enfrentando el tema.

Año 2017. Ha recrudecido con una virulencia tenaz, el enfrentamiento de una clase social, política y religiosa considerada por mucho tiempo como la regidora por derecho impuesto y divino de los destinos de la sociedad venezolana. Esta clase educada, universitaria más o menos pudiente (clase media), apuntalada por la clase más adinerada reconocida históricamente como los amos del valle, descripción tomada por Miguel Otero Silva y relatado en su extraordinario libro que lleva ese nombre. Se encuentran diseminados por todo el país, han convertido los espacios geográficos donde habitan, en cotos cerrados y exclusivos, reservados para esta minoría, aplicando el sistema cultural de otras latitudes, de preferencia estadounidense gracias en su totalidad, al costumbrismo del ghetto del petróleo, aislando del resto de la sociedad a sus miembros considerados como élites económicas modernas nacidas a partir de finales de la década de los años treinta y reforzada por la inmigración de españoles, italianos y portugueses de mediados de los años cincuenta del siglo XX.

Cuesta señalar a priori, como entender el fenómeno grupal del comportamiento segregacionista que hoy en día esta diseminado por todo el país, sin embargo, ha ocurrido una implosión de los valores intrínsecos de la cultura venezolanista apoyándose en experiencias allende frontera que han sido aplicados bajo un plan de manipulación psicológica desarrollado desde el año 2002 y que después de 15 años de exposición casi virulenta, está dejando ver los daños colaterales que son muy difíciles de diagnosticar sobre el tejido social que nos permite mantener la sindéresis adecuada para enfrentar la violencia sin llegar a materializarla, como está ocurriendo desde abril de 2017. Se ha despertado en estos grupos sociales señalados en párrafos anteriores, un apetito por dejar bien claro que la violencia representa el camino siguiente para reclamar sus privilegios que consideran perdidos por cualquier ente responsable, denominado: gobierno, los pobres, distribución justa de la riqueza, inversión social, misiones, entre otros.

Para el imaginario colectivo de estos grupos sociales, habría que depositar toda la saña posible para volver a recuperar su área de interés usurpada en nombre de la máxima felicidad posible para un pueblo definido por su estatus social. Las grandes mayorías según su arquitectura de principios morales, simplemente son excedentes parasitarios que deben su existencia al amo que los alimenta. Comportamiento histórico y reiterado que ha sido parte de nuestra evolución republicana y al cual no se le ha dado una solución definitiva y contundente.

Bolívar definió con un pensamiento este dilema. “Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción”. Lapidaria esta frase que nos deja entrever lo siguiente. ¡Tan ignorante es aquel que no recibe las luces, como aquel que conscientemente las tiene y premeditadamente se las apaga!

¿Quién será el más ignorante?

Pues bien, es menester colocar este dilema en su sano contexto para poder responder las actuales interrogantes y el enorme vacío causado precisamente por la negación absoluta de la tolerancia, bálsamo que ayuda a sobrellevar el mejor entendimiento entre la diversidad de los grupos sociales enfrentados entre sí, debido a la confrontación de sus intereses.

Apertura de válvulas de escape.

Se deben generar los espacios necesarios para que los niveles de intolerancia existentes en la República Bolivariana de Venezuela, bajen y sean los más adecuados para desintoxicar los comportamientos grupales que están afectando por igual a todos sus ciudadanos. El dialogo debe estar acompañado de acciones inmediatas que propicien el mejor escenario de entendimiento, para ello, hay que negociar los desencuentros reactivando con sinceridad y correcta aplicación, un sin número de estrategias enmarcadas en acciones económicas, politicas y socio culturales, que nos acerquen a terrenos armónicos que nos conduzcan lo más pronto posible, a la recomposición del tejido social peligrosamente desmadejado y sensiblemente afectado, por la imposición de cada visión particular del mundo en el desespero de encontrar un camino en común, evitando obligar a unos y a otros a aceptar a ultranza, modelos de gobernanza que requieren tiempo para su maduración y aceptación definitiva. Se ha procesado una experiencia extraordinaria que ha llevado nuevas alternativas de progreso que jamás se habrían alcanzado sin atender la gigantesca deuda social acumulada por más de dos siglos de puros desaciertos en la materia social.

Hay que devolver al ciudadano la credibilidad en sus gobernantes, en sus liderazgos y en sus verdaderas pretensiones. Los servidores públicos deben ser el principal reservorio moral de la sociedad. No podemos aceptar que los médicos, maestros, policías, bomberos y demás funcionarios que dedican su vida a garantizar la paz social, sean los peores asalariados y desamparados en sus propias funciones. ¡El imperio de la ley debe ser nuestra prioridad! ¡Sin respeto al estado de derecho, propicia el exceso de aquellos que ven la oportunidad de violentarlo!

No se puede continuar con la pretensión que un pueblo ocioso y desocupado es sinónimo de felicidad, al contrario, este país requiere con suma urgencia estratégica ocupar a sus ciudadanos bajo una cultura de amor al trabajo y por ende la transformación necesaria para avanzar radicalmente es, aperturar turnos laborales remunerados para que cada quien decida si con un trabajo, dos o tres vivirá adecuadamente. ¡El ocio es la madre de todos los vicios y hay que reconocerlo inmediatamente!

Tenemos una sociedad ociosa, improductiva y potencialmente peligrosa y para aquellos planificadores de amenazas creadas artificialmente que buscan generar desestabilizaciones en todos los órdenes de un país, es caldo de cultivo para dar al traste con cualquier plan de desarrollo industrial, manufacturero, profesional y artesanal que pueda implementarse. Tenemos a la disposición experiencias históricas exitosas y hay que aplicarlas con la urgencia que reviste la situación, antes que se pierda el control definitivo de la paz.

Debo cerrar este artículo con este pensamiento de Gastón Bouthoul.

“LA VICTORIA HA FAVORECIDO A UNO U OTRO BELIGERANTE, UNO GANABA LA GUERRA, PERO INEXORABLEMENTE LOS DOS PERDIAN LA PAZ”.

TEXTO INICIAL DE LA EDITORIAL DE LA REVISTA
“GUERRES ET PAIX “PUBLICADA EN 1966.





martes, 30 de mayo de 2017

Descriptiva sobre el Sable de la Revolución Liberal Restauradora de 1898 a 1899.

ELABORADO POR:

TENIENTE CORONEL EDGAR ALEJANDRO LUGO PEREIRA

ESPECIALISTA EN HISTORIA MILITAR


En calidad de investigador histórico, fui convocado por el Jefe de Estado Mayor de la Brigada de la Guardia de Honor Presidencial Cnel. Laiza Linares Luis, quien me informó que en la gira presidencial realizada por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Sr. Nicolás A. Maduro Moros a la reunión de la OPEP efectuada en la República de Turquía, el Presidente de la petrolera Rusa Rosneft, Sr. Igor Ivanovich Sechin le entregó a las autoridades venezolanas asistentes al evento, un Sable de Gala, recibido por el primer mandatario nacional y entregado al G/D Iván Rafael Hernández Dala, quien designó al G/B Eliezer José Meléndez Asamdt, para realizar las averiguaciones de rigor y establecer con el máximo de certeza histórica posible, su procedencia.

Una vez realizadas las pesquisas correspondientes se determinó lo siguiente:

1.     Este Sable de Gala conmemorativo, fue elaborado en la ciudad de Solingen, Renania del Norte, Alemania. Se le conoce a menudo como "la ciudad de los cuchillos y navajas" o "ciudad con alma de acero", reconocida por su excelencia en la fabricación de espadas, cuchillos, tijeras y navajas de afeitar de grandes firmas como DOVO Solingen, Böker, Wüsthof, J.A. Henckels, Böker, Eickhorn Solingen, entre muchas otras. Wilkinson Sword también tiene basada su fabricación en Solingen. armería especializada en el ramo, datando su fecha probable de fabricación, entre los años de 1899 a 1908.

2.  Coincide su elaboración con el período presidencial del General en Jefe Cipriano Castro, quien fue el héroe de la Revolución Restauradora acontecida entre los años 1898 a 1903.

3.     El Sable tiene inscrito en su hoja lo siguiente: “Gobierno de Venezuela 1900”, lo que hace destacar sin duda alguna que fue un encargo hecho por el gobierno nacional para conmemorar el triunfo de la Revolución Restauradora y celebrar el comienzo del siglo XX de nuestra era.

4.   Probablemente fueron recibidos a finales de 1899 y comienzo del 1900 del siglo XX, para ser entregados a oficiales del Ejército Revolucionario Restaurador y la Marina de Guerra, únicos dos componentes militares activos para ese entonces.


5.     Su modelo de empuñadura coincide perfectamente con las características de Sable Prusiano, símbolo de los Ejércitos latinoamericanos de esa época y aún representa el don de mando otorgado por el Presidente de la República para distinguir a los oficiales graduados en las Academias Militares de la Nación. Este modelo de Sable es usado de igual manera por las Fuerzas Armadas de la República de Ecuador.

6.     En la base de la empuñadura está inscrito el número 14, probablemente sea el serial de la pieza salida de la fábrica de armas en Solingen.

7.  En la parte superior de la hoja del Sable se encuentran dos marcas distintivas, la primera el perfil de un caballero real y a su lado una figura que identifica un yelmo emplumado o casco de caballero los cuales corresponden al sello del herrero encargado de forjarla.

8.   Su extensión es de 96 cm y su hoja desde la base de la empuñadura hasta su punta mide 80 cm, coincide perfectamente con el modelo de Sable Prusiano forjado en la ciudad de Solingen, Alemania.

9.   Su empuñadura fue hecha en bronce y su hoja en acero inoxidable de alta resistencia, a pesar de tener casi 130 años, aún conserva la integridad del material el cual indica la utilización de acero de primera calidad.


Primera parte de la investigación:

Elementos históricos que acompañan esta pieza única en su elaboración y estilo.

Tomando en cuenta que este Sable de Gala constituye una pieza de armamento significativo por el lugar de su procedencia ubicado en la República Rusa, se puede presumir que perteneció a un alto personero de la República de Venezuela que   cumplía misión diplomática en Europa, en el período de gobierno o posterior al derrocamiento del General en Jefe Cipriano Castro. Este último estuvo en el exilio después de ser depuesto por el General Juan Vicente Gómez, hecho acaecido el 19 de diciembre de 1908.

Conectando probabilidades actuales, para esa época, era muy improbable que existiera alguna relación directamente diplomática a través del servicio de agregadurías militares dada la situación venezolana de inestabilidad política vivida por la República de Venezuela durante los primeros 40 años del siglo XX, la misma comenzaría a normalizarse una vez iniciado en 1952, el período de gobierno del General de División Marcos Evangelista Pérez Jiménez, quien se destacó por dar a la Fuerza Armada a mediados de la década de los años 50, un carácter de importancia estratégico regional, dada su creciente influencia en la región motivado por el enfrentamiento entre los EE.UU y la Unión Soviética (Guerra Fría), como consecuencia, el Estado venezolano se encontraba bajo el área de influencia estadounidense.

Partiendo de esa premisa histórica podemos establecer la primera presunción: que este Sable de Gala perteneció a algún oficial que se encontraba en el exilio junto al presidente derrocado, quien estuvo a partir de enero de 1909, exiliado en Francia, falleciendo posteriormente en Puerto Rico el 4 de diciembre de 1924.

Segunda parte de la investigación:

El investigador Miguel Azpúrua relató lo siguiente:

El General Rafael Intxauspe Nogales Méndez, nacido en San Cristóbal, estado Táchira, el 14 de octubre de 1879; hijo del barinés Felipe Intxauspe y de doña Josefa Méndez Brito, formado en academias de España, Francia, Alemania y Bélgica, especialmente en artes militares, combatió contra la invasión norteamericana en Cuba, al lado del Ejército español este último derrotado; recorre África del Norte, conoce India y Afganistán, también Indonesia, retornando por Europa a América.

Opositor de Cipriano Castro, se une a la Revolución Libertadora del banquero y General Manuel Antonio Matos, resultó herido y luego del fracaso de esta insurgencia se dirige al Lejano Oriente e interviene en la guerra Ruso-Japonesa. Relacionado políticamente con el Káiser Guillermo II, Rey de Prusia y Emperador de Alemania inclusive le fue otorgada "La Cruz de Hierro" por éste soberano. Cuando Juan Vicente Gómez derroca a Cipriano Castro en 1908; vuelve Nogales al país, pero no por mucho tiempo ya que tuvo que exiliarse una vez más y estaría alzado por los llanos apureños entre 1911 y 1914. Estalla la Primera Guerra Mundial en 1914, Nogales ofrece sus servicios militares a Bélgica y Francia, pero no fue considerada su solicitud; no obstante decide tomar parte en el conflicto en el Medio Oriente, es aceptado como general del ejército turco recomendado por el Káiser.

Toma la ciudad de Van en una memorable batalla, en Anatolia, donde le confieren el título honorífico de Bey (significa señor); al año siguiente dirige el ejército regular otomano y toma parte en numerosas acciones militares, que referirá en su texto "Cuatro años bajo la media luna". Nogales confrontó problemas con las autoridades diplomáticas norteamericanas, quienes le negaban la visa, y le arrostraban el adjetivo de "Sucker of Armenia" (Verdugo de Armenia), como lo calificó -tratando de descalificarlo- el Presidente Woodrow Wilson, intentando distanciarlo de sus amigos del Medio Oriente.

Fue gobernador de parte de Palestina, incursionó en Egipto y en 1919 decide separarse del Ejército turco; se dirige a Alaska, haciendo de pescador, cazador y hasta trapecista en Fairbanks. En México se relaciona con los revolucionarios Flores Magón, Emiliano Zapata y Doroteo Arango (Pancho Villa), y observa de muy cerca el intenso y significativo proceso en el país azteca. De allí se marcha a Centroamérica, y escribe "The looting of Nicaragua" (El saqueo de Nicaragua), denunciando los atropellos de los Marines contra el pueblo del General Augusto César Sandino, dicha edición fue confiscada por el Gobierno de Estados Unidos y multado el impresor. Pero prosiguió en su empeño y el texto fue reeditado clandestinamente en México, circulando en América Latina y El Caribe. También escribirá y publicará "Memories of a soldier of fortune" (Memorias de un soldado de fortuna) en 1932; también "Silk hat and spurs" (El sombrero de copa y las espuelas) en 1934, y unas memorias poco conocidas y menos difundidas.

En 1930 promueve una invasión por la Goajira venezolana, pero no obtiene apoyo para derrotar y derrocar al general Juan Vicente Gómez; se vuelve a su residencia panameña, siempre pendiente de la situación política y social de Venezuela. Muere Gómez y regresa al territorio nacional, el nuevo Presidente, General Eleazar López Contreras lo ve con recelo y envidia, por ello le encarga de la jefatura de la Aduana en el puerto de Las Piedras, en la península de Paraguaná; a los pocos meses renuncia y retorna a Panamá. Los tiempos cambian aceleradamente, el General Rafael Nogales Méndez -desilusionado-, considera que su lapso de significación militar en el mundo, ha llegado a su fin; afectado por una gripe que le infestó la garganta, es sometido a una operación quirúrgica, pero fallece a consecuencia de ello a los 57 años, el 10 de julio de 1937.

Sus restos fueron repatriados a Venezuela, pero inexplicablemente su ataúd permaneció por varios meses en la aduana de La Guaira, hasta que la prensa de Caracas denunció el hecho; enterrado en el Cementerio General del Sur, en el panteón de la familia Blanco Vargas. En 1975 fueron trasladados al panteón de las Fuerzas Armadas; así mismo sus medallas, reconocimientos y condecoraciones, están en el Museo de la Academia Militar de Venezuela. Nogales Méndez fue un internacionalista, sus luchas no conocieron fronteras; fue un ser atormentado por sus inquietudes e ideales, y aunque estuvo muy lejos, nunca olvidó a su desgraciada Patria sojuzgada por el "Tirano de La Mulera".

Segunda presunción:

Que este Sable de Gala presumiblemente haya pertenecido al General Nogales Méndez, quien se encontraba a principios del siglo XX por Rusia, Alemania, Inglaterra, Francia, Turquía entre otros países europeos y africanos y haya sido parte de su equipamiento para asistir a eventos de gala y reuniones de sociedad muy comunes en su entorno y que por obra del destino haya ido a parar a manos de algún coleccionista de antigüedades y por excepción haya sido adquirido por el Presidente de la empresa petrolera Rosneft, Sr. Igor Ivanovich Sechin, quien luego la donaría al Estado venezolano.

Hay que evaluar la característica de este personaje aún desconocido para las grandes mayorías en Venezuela, a pesar de haberse opuesto al General en Jefe Cipriano Castro y posteriormente al General en Jefe Juan Vicente Gómez, fue un soldado de fortuna, dejando para la posteridad sus memorias de su largo peregrinar por el mundo, acometiendo un sin número de hazañas que podrían generar un concepto positivo de la gran valía del soldado venezolano que salió de las fronteras venezolanas, no a conquistar sino a dar libertad a los pueblos oprimidos, caso particular de estudio su relación con César Augusto Sandino, líder militar y político de las fuerzas sandinistas en la República de Nicaragua, opuestas precisamente a la invasión estadounidense de su país en la década de los años 30 del siglo XX.

Conclusión:

Podemos entregarle una caracterización histórica a esta pieza militar, su fecha de fabricación y último lugar de procedencia nos indica con una certeza del 80%, que este Sable de Gala pudo ser testigo silente de la historia republicana que busca fortalecer sus nexos con el pasado, rescatando los valores revolucionarios de nuestro presente, para perfilar un futuro tan brillante como las páginas de nuestra lucha constante y persistente por la emancipación americana.





    Imágenes del Sable Histórico del periodo presidencial del General Cipriano Castro 1898 - 1908.















EALP/el.
15OCT16.